Angela & Angel – Hotel Miramar, Panamá

Por sí sola, la Navidad ya tiene un significado muy especial, pero Ángel quiso que la del 2016, fuera inolvidable para Angela.

Aprovechando que ella había hecho un “wish list“ para esa Navidad, donde detallaba que deseaba un anillo de Pandora, zapatos de Vélez o una cartera tipo mochila, Angel supo que era la oportunidad perfecta para hacerle la gran pregunta, sin que lo sospechara.

Cuando llegó el 25 de diciembre y se hizo el intercambio de regalos, Ángel le entregó una caja grande, por lo que ella pensó que se trataba de los zapatos o la cartera. Al abrirla, encontró una caja más pequeña, así que estaba segura de que sería el anillo que había pedido, pero cuando la abrió y vio que no era el que ella quería, reaccionó diciendo “¡ay! ¡Yo pensaba que era el anillo de Pandora!”. Nunca pasó por su mente que era un anillo de compromiso, hasta que vio a Ángel arrodillado frente a ella pidiéndole matrimonio.

Después de ese día, la emoción por este momento tan esperado, fue en aumento. Creo que no solo para ellos, sino para todos los que han formado parte de su historia, que empezó hace tantos años; a decir verdad, gran parte de la vida de los nuevos esposos.

Ángela y la hermana de Ángel, eran compañeras de escuela desde Kinder. Aún así, siempre lo veía como el hermanito de su hermana, ya que él es un año menor (en tiempos de escuela, un año hace bastante diferencia jeje).

No fue hasta un viaje del conjunto típico del colegio a México, en septiembre del 2004, que por alguna extraña razón se toparon frente a frente e inmediatamente sus miradas hicieron “click”. De ahí en adelante estuvieron en contacto durante el resto del viaje y el colegio, que dio paso a laaaargas llamadas telefónicas (lo cual era normal a sus 15 años).

    

Un 3 de noviembre, las escaleras de la escuela se convirtieron en el lugar que quedaría para la historia de esta pareja, cuando Ángel le preguntó a Angela, que si quería ser su novia.

Al principio, a Ángela le daba pena, ya que sus compañeros la molestaban por estar con alguien menor y encima, que era hermano de su amiga. Todos le decían que estaba loca, pero el resto es historia. Como nos contó Ángela, gracias a Dios, con altas y bajas, llevan 12 años juntos.

 

Y como si esos 12 años hubieran pasado en un pestañeo, ahora se encontraban frente a las escaleras del altar de la iglesia San Francisco de Asís, recibiendo la bendición de Dios, para acompañarse el resto de sus días.

Después de una hermosa ceremonia, ¡no podía faltar una salida de película! Que manera de celebrar este momento tan importante: volcanes, lluvia de pétalos, acompañados de un mariachi, dieron la bienvenida al inicio de una nueva etapa en sus vidas.

“Lo que más me gusta de Angel es su sencillez, inteligencia y caballerosidad. La humildad, respeto y buenos sentimientos que refleja hacia las demás personas es lo que lo convierten en el príncipe de mis sueños.  Algo que siempre le he admirado es su determinación para fijarse metas, ir tras ellas y aprender cada día más.” – Ángela

Desde que me reuní con ellos, supe que eran el uno para el otro. Mientras que Ángel es tranquilo y callado, Ángela es una combinación de energía y emociones, se complementan a la perfección y demuestran su amor en cada momento que les sea posible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Lo que más me gusta de Angela es su manera de ver la bondad en cada persona. Siempre logra animarme en situaciones difíciles y hacerme apreciar las pequeñas cosas que hacen bella la vida.  Ha logrado conquistarme con su gran corazón siempre dispuesto a entregar todo su amor incondicionalmente.” – Ángel

No sé si fue la larga espera para que este día llegara, pero se han gozado la boda de una manera increíble. Créanme que, para todos los proveedores, ese es nuestro objetivo principal y, esta pareja, lo superó con creces.

Una de las cosas que me hicieron sentir muy identificada con Ángela es que ella baila en un conjunto folclórico (para los que no saben, yo bailé en un conjunto típico durante más de 10 años de mi vida), así que fue como hablar en el mismo idioma. Para la hora loca contamos con representaciones de diferentes íconos tradicionales típicos, como el torito guapo, un diablico de espejos, un diablico sucio y, no podían faltar, los patrones de la cumbia Samy y Sandra Sandoval, con quienes se menearon (incluyéndome) y cerraron la noche con broche de oro.

Ángela y Ángel, les deseamos lo mejor del mundo, muchas gracias por su bonito trato con nosotros. Fue todo un placer formar parte de este día tan especial para ustedes y estamos seguros de que la bendición de Dios estará siempre sobre sus angelitos. 😉

“>