Shirly & Edwin – Hotel Sheraton Grand, Panamá

¿Sabes ese sentimiento que, de sólo ver una foto, se te vienen hermosos recuerdos, acompañados de una sonrisa? Bueno, eso es justo lo que siento cada vez que reviso las fotos de la boda de Shirly y Edwin.

A pesar de que los conocí muy cerca a la boda, sentí como si hubieran sido meses los que compartí con esta pareja. Tanto así, que se me salió una que otra lágrima, mientras realizaba la cobertura.

A lo largo de los años, he escuchado muchas historias de cómo se conocieron las parejas que fotografío, pero esta sin dudas, es una de mis favoritas. Si me conocen, ya sabrán por qué…

En una noche que prometía mucha diversión, Shirly y Edwin no tenían idea que, además de conocer a una increíble pareja de baile, conocerían a la pareja con quien compartirían sus vidas. Al ritmo de la música, hicieron química instantánea y sabían que habían encontrado a alguien especial.

A pesar de que sus trabajos los colocaban, en cada extremo del país, esto no fue impedimento para que su relación se fuera fortaleciendo.

Es por esta razón que, mientras Shirly estaba en un entrenamiento militar en Texas, Edwin fue a visitarla para pasar San Valentín juntos. Lo que menos esperaba ella era que iba a ser “raptada” por su novio, para llevarla en un viaje sorpresa a Puerto Vallarta, México.

Edwin tenía todo planificado para hacer la gran pregunta en este viaje: el anillo, una sesión de fotos en la playa, pétalos en la arena y todos los elementos necesarios para que fuera memorable.

A pesar de toda la preparación, al final todo quedó en idea. Como la estaban pasando tan bien y la rumba estaba tan buena (dicho en sus palabras), se les fue la noche, pero él no quería desaprovechar la oportunidad.

 

Cuando se levantaron en la madrugada, para regresar a Estados Unidos, salieron al balcón del hotel.  Ella le agradeció por su regalo de San Valentín, él la abrazó y temblando le dijo que la amaba y que era ella era todo para él.

Como siguió temblando, ella le preguntó que si él estaba bien. Con firmeza le dijo que sí, se arrodilló, sacó el anillo y le preguntó si quería pasar el resto de sus días junto a él. Entre abrazos, lágrimas y besos, le dijo que sí con mucha emoción.

“Lo que más me gusta de Edwin son sus ojos y lo segura y amada que me siento en sus brazos. La forma en que me mira, la forma en que me inspira a ser la mejor versión de mí. Me encanta como junto a él puedo visualizar el futuro y ver que juntos podremos lograr lo que queramos.”

-Shirly

“Lo que más me gusta de Shirly es que aparte de ser para mí la más hermosa del mundo, es una mujer fuerte y sensible con una mezcla perfecta de locura, paciencia y cariño. Sin sonar egoísta, lo que enamoró de ella es la forma en que me siento cuando estoy con ella, su cariño y atenciones me hacen sentir el más afortunado del mundo. Es mi todo.” – Edwin

Si bien dije al inicio, que estas fotos me causaban sonrisas, se me olvidó mencionar que también hacen que me ponga sentimental y con piel de gallina. Al vivir tan lejos de varios de sus seres queridos, fue muy emotivo escuchar las palabras que entre todos se compartieron, por lo que las lágrimas no faltaron (incluyendo las mías). Es ese sentimiento tan genuino y esas palabras que muchas veces no dicen a sus seres queridos, unas de las cosas que más amo de cubrir bodas.

Bueno, se podrán imaginar, como buenos bailarines que son, la rumba que hubo en su boda. Las sonrisas nunca faltaron y los pasos de baile, mucho menos. Creo que es cosa de familia, porque abundan los buenos bailarines.

Me daban ganas de soltar la cámara y ponerme a bailar yo también.

Para cerrar con broche de oro, este corresponsal de la Casa Blanca y esta oficial médico de las fuerzas armadas, decidieron terminar una de sus noches más importantes, tal y como les gusta: bailando.

Muchas gracias Shirly y Edwin por la confianza en nuestro trabajo. Realmente fue un placer compartir con una pareja tan feliz y divertida como lo son ustedes. ¡ Les deseamos lo mejor hoy y siempre!

  • Simplemente hermosa….

    • Muchas gracias! A la orden 🙂