Sofía & Edgardo – Wyndham Panamá

Donde y cuando menos te lo esperas, conoces al amor de tu vida. Cuando Sofía y Edgardo, consiguieron un nuevo trabajo, jamás pensaron que también incluiría a la persona que les iba a robar el corazón.

Aunque se conocieron en inducción, no fue hasta meses más tarde, cuando cambiaron a Sofía al piso de Edgardo, que la química comenzaría a surgir en las horas de almuerzo.

Poco a poco las conversaciones y encuentros se hicieron más frecuentes, por lo que Edgardo se atrevió a invitarla a salir. Al inicio ella no estaba muy convencida, porque sentía que no se vería bien que estuviera saliendo con alguien de su trabajo, pero no podía negar sus sentimientos hacia él, por lo que finalmente aceptó.

La propuesta de matrimonio fue muy pensada y planeada. Aunque la empezó a elaborar durante su viaje a Europa, donde todos pensaban que ocurriría la propuesta, ahí no ocurrió.

Puerto Rico sería el lugar ideal para tal ocasión, considerando que Sofía nació en la isla del encanto; era la primera vez que lo visitarían juntos y tendría más significado para ambos. Para llevar a cabo su plan, Edgardo le pidió apoyo a uno de los amigos de Sofía que vivía allá, para que ella no sospechara nada y fuera el fotógrafo oficial de ese momento.

En una de las terrazas superiores en El Morro, donde se ve el mar azul caribeño al fondo, de un lado La Perla y del otro lado El Viejo San Juan, Edgardo se arrodilló y le pidió que se casara con ella. Sofía, un poco sorprendida, se tomó un tiempo y luego, llena de emoción, respondió que sí.

Ella cuenta que realmente lo disimularon muy bien porque al principio parecía que ni querían entrar al Morro. Cuando finalmente llegaron a ese lugar, agradece el haber estado sentada en un murito, porque estaba completamente en shock, mientras que él le decía: “No tengo ninguna duda de que quiero que te cases conmigo” y ella tampoco tenía duda de que quería decir que SÍ.

Ambos coinciden en que tienen personalidades que los complementan, al estar juntos se brindan paz y seguridad, además de que disfrutan más de la vida cuando la comparten y se empujan a llegar más lejos. Si eso no es amor, entonces no sé qué podría serlo.

Fue un verdadero honor poder capturar este día tan importante para ambos y espero que, a través de estas fotos, revivan cada momento hermosos que vivieron en su boda. ¡Muchas felicidades!