Stephanie & Eude – Hotel Los Molinos, Boquete, Chiriquí

A veces me parece increíble lo rápido que pasa el tiempo. Desde hace varios meses, Stephanie se puso en contacto conmigo, interesada en que cubriera su boda en Chiriquí. No pasaron ni 24 horas cuando me contestó que iba con nosotros y desde entonces comenzamos la cuenta regresiva para el gran día.

Celebrando la llegada de un nuevo año, empezamos a preparar el equipo y las maletas para irnos a un lugar que parece sacado de una película.

De principio a fin, fue una boda llena de sorpresas. No se imaginan mi cara cuando llegué a la habitación de la novia y lo primero con lo que me topo es con McGonagall, Hedwig, Hermione y un giratiempo… Así es, todos ellos estaban custodiando los anillos de los novios, las arras y joyería, para que nadie se acercara a ellos.

Mientras que el cuarto de Stephanie te trasladaba a Hogwarts, la habitación de Eude parecía la baticueva. Y es que esta pareja tiene gustos tan distintivos que me encantó que los reflejaran en los detalles de su boda.

Y como si eso no fuera poco, al rato llegó Alex para robarse la atención de todas las que estábamos en ese cuarto. Su pequeño hijo de cuatro patas no podía perderse esa celebración y hasta se vistió para la ocasión.

Fue una tarde de verano perfecta, para que Stephanie y Eude compartieran sus votos frente a sus seres queridos y ante Dios. Me encantó que ellos los hicieron personalizados, lo cual hizo que a varios se nos salieran las lágrimas (me incluyo entre esas jeje).

Después de una hermosa ceremonia, me robé a los novios un rato para hacerles unas fotos en las nubes, antes de pasar a la rumba, show de fuegos artificiales y la murga que no podía faltar.

Esta pareja la disfrutó de una forma tan relajada y sobretodo MUY feliz, lo cual se contagió a todos los que ahí estaban (créanme que esto no es tan normal como piensan jeje).

¡Qué manera de empezar las bodas del 2019! ¡Muchas gracias Stephanie y Eude por permitirnos formar parte de su día especial!