Zu Mey & Charles – Isla Popa, Bocas del Toro

Es difícil empezar a escribir una historia, cuando hay tanto que contar. La boda de Zu Mey y Charles, fue muy diferente y especial, por lo que estoy seguro que no será fácil de olvidar, para todos los que pudimos vivirla.

Desde el primer momento en que me escribieron desde Barcelona, pidiéndome mis paquetes, me emocioné al leer que su boda sería en Bocas del Toro. De sólo imaginarme la aventura y las fotos que podría sacar en los hermosos paisajes, de ese lugar paradisíaco, me hacía cruzar los dedos para que me escogieran.

No pasaron muchos correos, para que finalmente tomaran su decisión, el cual causó en mí el bailecito de victoria cuando me dijeron que utilizarían mis servicios.

Así como cuando te ves recién maquillada y te encanta el resultado…

A pesar de que estaban “al otro lado del charco”, pudimos llevar a cabo su pre boda en Barcelona. Ese día la pasamos tan bien y me conecté tanto con ellos, que me hizo esperar con ansias el día de la boda.

Desde los paseos por el Barrio Gótico, hasta el hermoso atardecer en la Barceloneta (que acompañamos con un delicioso helado), todo daba indicios de que sería un placer trabajar con Zu Mey y Charles.

Como llegamos un día antes de la boda, pudimos compartir con ellos en el reharsal dinner y conocer a sus familiares y amigos. Como incluía un concurso de trivias (en el cual mi equipo ganó jeje), sobre los gustos e historia de esta pareja, fue la oportunidad perfecta para saber mucho más de ellos y todo lo que pasó para que llegaran a este momento.

Zu Mey es profesora de español y, hace un par de años, Charles estaba interesado en tomar unas clases. Lo que menos pensaba este inglés era que, además de aprender el idioma, iba a conocer al amor de su vida.

Las clases se transformaron en citas y las citas en una propuesta, de seguir aprendiendo el uno del otro, por el resto de sus vidas.

Una de las cosas que más me gustó escuchar, fue cuando su best man comentó que, cuando Charles conoció a Zu Mey, su vida se llenó de una alegría increíble. Eso es precisamente lo que siempre vi en esta pareja.

Los dos se hacen tan felices, que hacen creer en el amor verdadero. De seguro existirán sus altas y bajas, pero no tengo duda alguna de que superarán cada obstáculo o reto en su camino, si se tienen el uno al otro.

Una de las cosas que más me encantó (porque fueron varias las que me gustaron), fue que tuve un tiempo considerable a solas, con los recién casados, para tomarles fotos alrededor de la isla. Ellos estaban dispuestos a cualquier idea que se me ocurriera, lo cual hizo todo mucho más divertido.

Como Charles es un amante de las aves y la naturaleza, creo que no podíamos estar en un mejor lugar para poder vivir este momento.

Fue una boda íntima, pero muy especial y única, rodeada de las personas más importantes en sus vidas. Los momentos espontáneos no faltaron, porque todos estaban disfrutando cada minuto de ella.

No está de más decir que muchos viajaron desde el extranjero, para vivir un fin de semana de película, con unos protagonistas que se dan a querer muy fácil.

 

Sé que estoy dejando muchas cosas por fuera, pero es que si sigo, podría escribir un cuento de esta boda. Quiero terminar diciéndoles que estamos muy agradecidos, por permitirnos capturar este momento tan especial. Nos hicieron sentir parte de su familia y por eso siempre estaremos agradecidos.

¡Muchas felicidades Zu Mey y Charles!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚNETE A LA COMUNIDAD
Suscríbete para que puedas enterarte de las últimas historias, coberturas, ofertas y concursos, que tengo para compartirte.
SUSCRÍBETE